Armadura y Heraldica

Comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Digg this
Armadura: las concesiones de escudos de armas en la edad media a menudo por los servicios prestados en el campo de batalla, sirvieron para implementar el uso de algunas partes de la armadura fueran usados a veces en forma de grabado en los escudos, y usados para crestas.
El casco, por ejemplo, además de ser un apéndice de la el escudos, se convirtió en un elemento de distincion que denotava un cargo ganado, y se representa de manera diferente, además de que hay varios tipos de cascos.
La cota de malla y el habergeon, así como la coraza, se encuentran como los rodamientos. Así también la armadura y brassarts para el brazo, los guantes para la mano, y las protecciones de la pierna se encuentran con frecuencia en los escudos de armas.
Generalmente los “hombre con la armadura”, eran llamados, caballeros, o tambien comunmente era empleado el termino “seguidor”.

En la Edad Media, después de las invasiones de los pueblos del Norte y aun más en la época de las Cruzadas se generalizó el uso de la loriga, formada por escamas (la coracina) o por un tejido de tririllas, anillitos o cadenitas de acero llamado cota de malla que vestían los militares sobre una especie de jubón acolchado conocido por los nombres de gambax, prepunte y velmez para amortiguar los golpes de las armas enemigas. Sobre la mencionada loriga que llegó en el siglo X hasta cubrir los brazos y muslos, llevaban los caballeros una sobre veste o cota de armas que más tarde se adornó con los emblemas y figuras propias y distintivas de cada uno.

Para resguardo de la cabeza se usó en los primeros siglos medievales un sencillo casco de metal de forma cónica sin visera ni yugulares al cual se añadió en el siglo X el apéndice nasal recto. Debajo de dicho casco o de otro semiesférico llamado capellina llevaban los guerreros una especie de toca monjil hecha de malla que llegaba hasta cubrir el cuello, conocida con el nombre de almófar o de camal y hacia fines del siglo XII se transformó el casco en yelmo casi plano por arriba con visera y barbera reteniendo a veces el almófar por debajo. En el siglo XIV, el yelmo se hizo más redondeado, se le adornó con cresta o cimera y se le dotó de visera movible. En el siglo XV se añadieron las variedades de yelmo llamadas almete y celada y se adoptó con frecuencia (lo mismo que en el siglo siguiente) la elegante borgoñota, parecida al casco beocio y que dejaba la mayor parte de la cara al descubierto.

La armadura de placas de acero, unidas entre sí con ganchos, tuercas, aldabillas y clavos sujetas al guerrero mediante correas y hebillas empezó a usarse en el siglo XIV y alcanzó toda su perfección a fines del XV transformándose a mediados del XVI en una vestidura de gala para el guerrero, adornada y embellecida con los primores del arte escultórico y de las industrias metálicas. Decayó notablemente en el siglo XVII a medida que se perfeccionaban las armas de fuego y desde el XVIII ya no se utiliza más que como recuerdo histórico

Una armadura completa consta de numerosas piezas articuladas habiendo llegado a reunirse hasta el número de 250 en un solo combatiente con el peso de unos 25 a 30 kilos, pero las más comunes e importantes se reducen a unas veinticinco, distribuidas en los cuatro grupos de cabeza, tronco y extremidades superiores e inferiores.

Para resguardo de la cabeza servían:

el yelmo y sus similares protegiendo la parte superior y formado por morrion, visera y barbera
el morrión: era la parte alta del casco, donde solía haber la cimera.
la visera que cubría el rostro.
la barbera para la boca y la barbilla
la gola que defendía el cuello por delante
la cubrenuca que defendía el cuello por detrás.
Para defensa del cuerpo se aplicaban:

el gorjal o gorguera en la parte alta del pecho y espalda, llegando a sustituir a la gola.
el peto, en el resto del pecho
las escarcelas que llegaban algo más abajo que el anterior
los escarcelones, especie de escarcelas que se prolongaban con articulaciones hasta las rodillas
el guardarrenes, para los lomos
la pancera para el vientre, hecha de malla
la culera, para los glúteos, también fabricada de malla
Las extremidades superiores se cubrían con:

las hombreras, en el hombro
los guardabrazos en la parte superior del brazo
las sobaqueras en el sobaco
los codales en el codo
los brazales en el antebrazo
los cangrejos en la parte opuesta del codo
las manoplas en las muñecas y manos
los guanteletes en los dedos y la mano

Las extremidades inferiores se protegían por:

los quijotes o musleras para defensa de los muslos
las rodilleras para las rodillas
las grebas para las piernas
los escarpines y zapatos herrados para el pie
la tarja o tarjeta, que se añadía a dichas piezas en las justas y consistía en un escudito que se fijaba en la parte superior e izquierda del peto y que llevaba pintado el emblema y la divisa del caballero noble.

Deja un comentario

Eres un Robot? si no lo eres entonces resuelve el poblema siguiente: *


*

This site is protected by WP-CopyRightPro